Numero ciento uno

Yo no estuve ahi.

Yo no estuve ahi.

Yo no estuve ahí,

Anduve de paseo por mi mundo,

Tome el camino largo; el del paisaje árido y triste y me largue a buscar niños felices que nunca creí encontraría.

Yo no estuve ahí; y tú tampoco,

Porque ecidiste navegar por el mundo, conocer puertos y crear recuerdos,

Viviste mil días y regresaste entera tan solo cuando la marea en su suave tranquilidad te trajo de vuelta.

Nunca estuvimos ahí, ni tampoco los niños

y realmente no lo importa; porque al final desde donde estamos,

aún nos podemos ver al sonreír.