Número ochenta y cuatro: La muerte

...Deja que la tristeza me mate...

...Deja que la tristeza me mate...

Santiago se abalanzó contra el y lo golpeo ahí donde los sueños nacen.
Le pego tan fuerte que escucho el crujir de mil cristales desplomarse, vio caer en pedazos fotografías familiares que tenia escondidas, juguetes que solo soñó(y en verdad los tuvo en sueños), aptitudes que solo llego a escribir y mil aventuras que leyo.
Santiago lo vio desplomarse con esa sonrisa que nunca perdio; porque cayo valiente, seguro de haber dado la mejor batalla.
Cayo sin ninguna historia -¡Ninguna!- aunque era mejor.
Así nunca sera recordado.

Número setenta y cinco

Beso en Timesquare

Santiago y Mariel no imaginaron que ese segundo que duro preguntarse la hora al mismo tiempo, duraría hasta que los relojes no marcaran mas.

Número treinta y nueve: Santiago y Mariel

Capitulo I

Robert Dosineau el beso wallpaperSantiago y Mariel se conocieron en abril.
Mariel contaba sus desdichas mientras Santiago cubría sus sueños con esperanzas.
Se hicieron amigos del heladero y entre vainilla y chocolate solidificaron sus credos.

Ayer noche vi a Mariel llorar al hombro de Santiago
¿Lágrimas de desdicha o de felicidad?