Número noventa y uno

¡Grito!

Aprendi a callar, para no dañar a nadie.
Aprendi a soñar ,para no atrasar a nadie.
Aprendi a esperar, para no molestar a nadie.
Aprendi a perder, para no joder a nadie.
Aprendi a desaparecer, para no ser un mal recuerdo.
Un dia me converti en Nadie.

¡Y un dia aprendere a volar!
Para elevarme alto, alto, cerrar las alas y dejarme caer.

Número ochenta y nueve

Pobre madrugada que al salir el sol, recoge sus cosas y se pierde la emosion de verte despertar.

Pobre de mi, que tendre que manejar solo como un recuerdo falso tu sonrisa de buenos dias(Porque sonidos mas que bostezos no habran).

¿Que haremos la madrugada y yo con todos los sueño que preparamos?.

Habra que volverlos a empequetar y ponerles de nuevo la cinta de seguridad.

Despertando

Número ochenta y dos

Caminar sin rumbo por la vida no fue tan malo, fue en este rumbo que te encontré.
Si no hubiéramos sufrido nunca nos hubiéramos necesitado. Nunca esa noche nos hubiéramos iluminado el camino mutuamente y ayudado a levantar el rostro para ver el cielo estrellado.

Si nunca hubiéramos tocado fondo; la vida nos hubiera negado conocer al Amor de nuestra vida, ¿no?
Estaríamos felices pero incompletos, seguros pero en búsqueda, amando pero sin ser amados de verdad.

Esa noche, mi saludo de cortesía y tu sonrisa de timidez, se juraron no separase jamás.

sola

Prometido a @AnCarolBardales

Número ochenta y uno

Conté las pecas de tu espalda y de tu rostro, como si del cielo se tratara.
Una a una como estrellas fugaces que entre mis manos pasaban y desaparecían.

La sonrisa perfecta me observaba absorto en mi 1,2,3 y paraba de contar y besaba el lienzo y contaba de nuevo 1,2,3 y salía el sol….
Y la luz salió y el calor pasó y las flores necesitaron cambio de agua y las estrellas brillaron y el tiempo pasó sin pasar.

-“Ojala que no se acaba este tiempo”, pensaba y ya que aún no amanece de nuevo seguiré contando 1,2,3…

Pecas hermosas

Prometido a @aprilis