La Intimidad de las cosas / Numero ciento dos

Guardo una nota en la gaveta que menos reviso de mi habitación; la cual recolecta polvo y nostalgia en cantidades iguales. Me habla de una vida mas sencilla que es a través de tus ojos, reflejada en mi memoria.

La uso para oxigenar mi mente, para recordar que tuve fe en alguien que ya no soy. Para recordar mis alas y el tacto de tus manos suaves y tranquilas que me acompañaron por viajes lejanos a mi corazón.

¿Que haces con el pasado que no deseas dejar atrás?

Lo atesoras donde a nadie moleste, donde puedas correr a buscarlo cuando mas necesites ese calor te dio en los días del pasado lejano.

Ya se que nunca mas tocare tus manos, acariciare tus dedos y besare con cariño infinito el dorsal de tus manos.
Pero aun me queda el brillo de tus ojos reflejados en los míos para darme tranquilidad.

Y a veces me transporta a ese lugar con el olor dulzón de la primavera del amor.

Numero ciento uno

Yo no estuve ahi.

Yo no estuve ahi.

Yo no estuve ahí,

Anduve de paseo por mi mundo,

Tome el camino largo; el del paisaje árido y triste y me largue a buscar niños felices que nunca creí encontraría.

Yo no estuve ahí; y tú tampoco,

Porque decidiste navegar por el mundo, conocer puertos y crear recuerdos,

Viviste mil días y regresaste entera tan solo cuando la marea en su suave tranquilidad te trajo de vuelta.

Nunca estuvimos ahí, ni tampoco los niños

y realmente no lo importa; porque al final desde donde estamos,

aún nos podemos ver al sonreír.

Número cien

Llega el día que te das cuanta que una década de vida se puede resumir en los últimos suspiros de “un año mas, un año menos”.

En la complicidad de la mujer que te quiere conocer el color de tus sueños, hace -de una forma nueva- sentirte valiente.

Te quiero.

Corre!

Número noventa y nueve – Un nuevo Amor

Leyendo a Hemmingay

Ella me esta desatando los lazos con los que amarre mi alma,
sus palabras me dan la confianza de soñar con lo que parecia imposible.
Y reconozco cuando un sentimiento es mutuo.

A donde vamos?
No lo se, pero si reconozco el camino que quiero que recorramos.
Que disfrutemos el paisaje y dejemos que la vida nos ofresca las cosas por las que luchemos.

No quiero nada regalado, todo esto sera producto del esfuerzo de un par de corazones solitarios que decidieron parar el tiempo, detener su mirada el futuro un segundo y reconstruir sus sueños.

De los sueños de la palmera y el mar,
de los sueños de la nube y su cielo, sere dueño; para hacer una historia de promesas y cumplidos donde al fin podamos descanzar contentos entre un lucha constante e imposible de ganar de quien quiere mas al otro.

IMG 1063