Número ochenta y uno

Conté las pecas de tu espalda y de tu rostro, como si del cielo se tratara.
Una a una como estrellas fugaces que entre mis manos pasaban y desaparecían.

La sonrisa perfecta me observaba absorto en mi 1,2,3 y paraba de contar y besaba el lienzo y contaba de nuevo 1,2,3 y salía el sol….
Y la luz salió y el calor pasó y las flores necesitaron cambio de agua y las estrellas brillaron y el tiempo pasó sin pasar.

-“Ojala que no se acaba este tiempo”, pensaba y ya que aún no amanece de nuevo seguiré contando 1,2,3…

Pecas hermosas

Prometido a @aprilis

2 pensamientos en “Número ochenta y uno

Dejame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s