Número setenta y tres

Las horas vacias se van...

Y pasan las horas y te observo en silencio. Dejo que las horas pasen y me pierdo en silencio en las vueltas de las agujas del reloj.

No me quejo, lo disfruto. Segundo a segundo. Inhalacion a exhalación tuya.

Es música.

El insomnio fue la actitud de mi corazón para proteger tus sueños que veía subir al cielo. Jamas vi algo tan maravillosos como el amor en ellos.

Dejame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s