Número cincuenta y siete

AvionEn las noches tristes, cuando ni siquiera la luna tiene animo de venir a verme, en esas noches de silencio, tu recuerdo viene a mí.

Ese rostro imposible de olvidar, esas manos inquietas y esa mirada que siempre se esconde al sentirse observada.

Adoraría verte una eternidad desde lo escondido, llegar a tu lugar y observarte serena, oír tu respiración y disfrutar de como el universo entero baila feliz con tu tranquilidad.

Alguna vez, una de estas noches en que la luna egoísta no me quiere escuchar, te robare un sueño.

Dejame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s