Número cincuenta y cuatro

Queda mucho por sentirMe enseñaste a ser valiente y ser capaz de necesitarte.
A pensar en ti, a llorar por ti y decirte que te amaba.

Me hiciste depender de tus palabras y me enseñaste que yo no tenía que decir nada, si no tenía nada que decir.

Aprendí puntual a buscarte, a confiar en que el día que me dejaras seria fuerte y me hiciste verte tan perfecta como solo los problemas y el estrés nos pueden hacer. Simples mortales con una estrella que se cruzan por nuestra vida.

Un día me hiciste ver que no eras mi vida, que me lastimaría el conocer tu vida y te alejaste sin ganas de alejarte.

Ahora solo tengo un montón de papeles y poemas sin destinatario, canciones, planes, un futuro probable y un diario mancomunado que solo guarda una foto digital impresa como testigo que si fuiste real.

¿Qué hago ahora yo con todo el Amor que no me cabe en los bolsillos?

Dejame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s