Número treinta y cinco

amorshTe vi a los ojos y encontré respuesta a los misterios,
toque tus manos y conocí de cerca tu nerviosismo.
Roce tu mejia y me llego el sentido de tus latidos,
oí tus sueños y aprendí lo inexplicable del futuro.
Y fuiste mía por un instante, aunque ninguno de los presentes jamas lo supo.

Dejame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s