Número cuatro

“Era una buena historia. Aprendió a dibujar corazones en la arena, a encontrar figuras en las nubes, a contar las hojas de los árboles, a conocer cada estrella por su nombre, a suspirar frente a cada atardecer y abrazarla más fuerte en cada amanecer, aprendió a sonreír y callar frente a cada milagro de la vida. Aprendió a vivir. Lástima que toda historia debe tener un fin.” – En una buena vida

Dejame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s