La Intimidad de las cosas / Numero ciento dos

Guardo una nota en la gaveta que menos reviso de mi habitación; la cual recolecta polvo y nostalgia en cantidades iguales. Me habla de una vida mas sencilla que es a través de tus ojos, reflejada en mi memoria.

La uso para oxigenar mi mente, para recordar que tuve fe en alguien que ya no soy. Para recordar mis alas y el tacto de tus manos suaves y tranquilas que me acompañaron por viajes lejanos a mi corazón.

¿Que haces con el pasado que no deseas dejar atrás?

Lo atesoras donde a nadie moleste, donde puedas correr a buscarlo cuando mas necesites ese calor te dio en los días del pasado lejano.

Ya se que nunca mas tocare tus manos, acariciare tus dedos y besare con cariño infinito el dorsal de tus manos.
Pero aun me queda el brillo de tus ojos reflejados en los míos para darme tranquilidad.

Y a veces me transporta a ese lugar con el olor dulzón de la primavera del amor.

Numero ciento uno

Yo no estuve ahi.

Yo no estuve ahi.

Yo no estuve ahí,

Anduve de paseo por mi mundo,

Tome el camino largo; el del paisaje árido y triste y me largue a buscar niños felices que nunca creí encontraría.

Yo no estuve ahí; y tú tampoco,

Porque decidiste navegar por el mundo, conocer puertos y crear recuerdos,

Viviste mil días y regresaste entera tan solo cuando la marea en su suave tranquilidad te trajo de vuelta.

Nunca estuvimos ahí, ni tampoco los niños

y realmente no lo importa; porque al final desde donde estamos,

aún nos podemos ver al sonreír.

Sentimientos que te despiertan en medio de la noche

La sanación de Alex
A veces, puede que por heridas del corazón, por nostalgia del pasado o por puro aburrimiento, me pongo a recordar personas;
todas esas sonrisas que me embrujaron en diferentes etapas de mi vida, todas esas que me dieron algun tipo de alegría, buen humor, ilusiones, me hicieron sentirme bien con migo mismo y con el mundo. Alegría que luego se agrio. Porque así es la vida y la ruta de la vida no esta trazada en un único camino.
Así como recuerdo a un primo(El de 17, yo de 15 años)sabiéndome sufrir por alguien decirme:
“No sufras tanto por ella, ni que fuera la única que estará en tu vida…”
Y cuanta verdad fue esa.
Muchas veces por mi culpa, otras tantas me toco ser a victima, pero de todo caso fui un entusiasta espectador que algo aprendió para mi crecimiento personal, para auto-conocerme que dicen es una de las cosas mas difíciles en la vida.
Recuerdos curiosos para un corazón que se canso de buscar el punto de infleccion de sus propias heridas y sin embargo aun sonrío cuando veo algo de emoción en alguien que transpira amor o cualquier sentimiento puro. Así como ese amor inmaduro, así también el amor de rutina.
Hay muchas cosas buenas en la vida que desgraciadamente se disfrutan mas cuando no se lograron, cuando no se cumplieron, cuando son recuerdos o simplemente ilusiones de algo que nunca paso.
Y si estoy equivocado, pues ese fue el único aprendizaje de este mas de cuarto de siglo.
A veces, puede que por heridas de corazón, por nostalgia del pasado o por puro aburrimiento, las recuerdo a cada una, sonriéndome y regalándome un poco de paz y tranquilidad.
[Es mas  notable si lo leo escuchando este track: https://soundcloud.com/stereofranky/almendra ]
[Fotografía de la pelicula “La naranja mecánica”]

Número cien

Llega el día que te das cuanta que una década de vida se puede resumir en los últimos suspiros de “un año mas, un año menos”.

En la complicidad de la mujer que te quiere conocer el color de tus sueños, hace -de una forma nueva- sentirte valiente.

Te quiero.

Corre!